Y ENTONCES LLEGUÉ YO

Nací un miércoles seis de julio del año 1977 a las seis y pico de la mañana. Mi madre me tuvo mientras mi padre tomaba un café en la cafetería del hospital La Fe de Valencia con mi tío Nando, porque en teoría, yo iba a tardar mucho aún en llegar. Cuando el hombre regresaba a la sala de espera, ya le estaban llamando para darle la enhorabuena y comunicarle que había tenido una niña (cosa que nadie esperaba después de dos primos varones y un hermano también chico, detrás de mí ya no vendría ninguna niña más a la familia, todo lo que tengo son primos, eso sí, los mejores). Mi padre confuso dijo: no puede ser, si me he marchado un rato porque me dijeron que iba para largo!
Casi nazco en el wc no digo más. A mi madre la ingresaron en una habitación en planta, ni dilatación ni nada parecido y le dijeron que aquello iba para largo. Fue a hacer pis y yo empecé a pedir pista de aterrizaje, menos mal que había timbre en el baño para avisar porque ya no podía levantarse de allí. Dice que durante el camino al paritorio le decían "no empujes todavía espera" y ella contestaba "si no soy yo"  Y sí, era yo que ya nací con prisas. Dice que en dos empujones estuve fuera y que lo primero que le dijeron fue "ay que nena más chatita", y que ella sólo lloraba y decía "Dios mío una niña, mi niña, gracias". Pesé cuatro kilos y de los centímetros no se acuerda. Y llegué para completar mi familia de cuatro y para hacer compañía a mi hermano mayor Jose, que tenía cuatro años y cuatro meses en aquel momento. En aquellos años los niños no podían entrar de visita a un hospital y menos aún a maternidad, así que a mi hermano lo llevaba mi padre a la parte de atrás del hospital donde daba la ventana de la habitación de mi madre y mi madre me ponía en la ventana para que me vieran él y mi padre y así me conoció. Más adelante, cuando ya estuve en casa, se dedicaba a vigilar mi cuna y decirle a mi madre cada cosa que yo hacía. 
Me bautizaron el día 25 de Julio apenas 19 días después de nacer, en aquel momento era festivo en toda España por ser el día de Santiago. Y entre medias de mis dos santos, Santa Cristina el día 24 de Julio y Santa Ana el día 26. 
Dice mi madre que no dormía mucho, pero tampoco lloraba, aunque ella se ponía nerviosa al asomarse a mi cunita y ver que estaba con los ojos como platos durante gran parte de la noche, y curiosamente a día de hoy, sigo siendo nocturna. Si tengo que estudiar, lo hago de noche. Si tengo que escribir lo hago de noche. Me siento mucho más creativa a la luz de la luna, desde siempre.
Esta ha sido la historia de mi nacimiento y mis comienzos en este mundo... ¿me contáis algo del vuestro?

Comentarios

  1. Que linda historia, parece que tenías prisa por nacer! me recordó al nacimiento de mi hermano, por aquel entonces yo tenía 4 años y tenía que esperar porque no me dejaban entrar a la sala, así que quede cargando todas las bolsas y abrigos en el pasillo, cuando me pudieron hacer pasar y lo vi él era una cosita tan arrugada y azul por el frío que yo pensaba que era un pitufo, esas cosas de la mente jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay me encanta! Eso de que pensaste que era un pitufo!!! muy tierno y muy normal a esa edad. Mira ves, yo no he podido ver a ningún hermano nacer, puesto que fui la pequeña, pero he visto a mis sobrinos y no hay nada como ver a un bebé en ese instante, tan chiquitito. Espero algún día poder vivir el de mis propios hijos.
      Besos y gracias por compartir esa historia tan tierna

      Eliminar
  2. Yo te lo contaría, pero hace ya tanto que no me acuerdo de nada. Lo que sí sé es que era muy joven cuando nací, de eso sí que me acuerdo... De lo que estoy seguro es de que tampoco nací en el wc, porque con la mala suerte que tengo seguro que me habría ido desagüe abajo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, en eso estamos igual, yo también nací joven ;-) Yo por poco sí veo la taza lo primero, menos mal que aguanté un pelín y llegaron al paritorio, de milagro, pero llegó. Yo es que soy muy nerviosa y ansiosa para todo y se ve que ya nací con ganas.
      Besos

      Eliminar
  3. qué bonita historia! está muy bien que salieras tú sola, se lo pusiste más fácil a los médicos y a tu madre. :) ya tenías esos ojos azules?
    yo nací sobre las 11 de la mañana. curiosamente paso por delante del hospital donde nací un par de veces por semana. incluso alguna vez me han preguntado dónde está. como esa zona ya me pilla un pelín lejos de mi casa, si me preguntan por alguna calle rebuscada me pillan, pero la clínica donde nací sí la tengo bien localizada, jeje.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, dice que con muuucho dolor, cuatro kilazos es lo que tiene, pero muy muy rápido. Y sí, nada más abrir los ojos ya vieron que eran y se quedarían azules, eran muy claros desde el principio. Yo es que como nací en La Fe que es el más famoso de aquí todo el mundo lo tiene localizado, y eso que ahora lo han cambiado, ya no es el de siempre.
      Naciste a las once eh, no querías madrugar ;-)
      Besazos corazón

      Eliminar
  4. Ayyyyyyyyyyyyy mola. Yo nací por la mañana, pero no se lo puse fácil a mi madre, tardé bastante, en cambio, mi hermana, año y medio después casi nace en el coche. Yo también me bauticé mes y medio después, antes era así. Yo dormía bien peor mi hermana se pasó un año despierta, como tú, debe ser cosa de los segundos porque mi hijo pequeño era igual.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar que nacer el primero es un poco más complicado. En mi caso yo creo que mi hermano me abrió también camino. Y sí, antes nos bautizaban en seguida.
      Besossss

      Eliminar
  5. Yo nací en sábado. Como corresponde a una amante del descanso (mis hermanos también nacieron en sábado ) a las 5 de la tarde... con la siesta.
    No sabían que era niña. Pesé 2,5 kg (por la época mi madre pesaba poco más de 40, así que tampoco era de extrañar ) y mi padre se tuvo que ir porque formaba parte de un Tribunal de oposiciones en Madrid. Los compañeros del Tribunal al saber la noticia le regalaron un peluche de un conejo rosa bastante grandecito que aún conservo. Me bauticé... 17 años después jajaja. Y no sé si daba mucha guerra o no. Lo que dice mi madre es que no se me oía nada respirar. Y se levantaba todo el rato para comprobar que respiraba. A día de hoy, se me sigue sin escuchar absolutamente nada respirar por la noche.

    ResponderEliminar
  6. Yo nací con el cordón umbilical enrollado al cuello y casi muero. El miedo me acompañó gran parte de mi vida, sin saber por qué, casi a todas horas. Luego lo trabajé y lo eliminé.
    Se te echaba de menos, Annusca.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué gracia las historias de los nacimientos. Yo di muuuuucha guerra, tanto para nacer como después. Fue un jueves a las 2 menos veinte de la madrugada, tras una cesárea por un parto muy difícil. (Luego mi madre supo que no puede tener hijos de forma natural. Mi hermano nació más tarde por cesárea también), y no sé si por la dificultad al nacer o por carácter, estuve más de un año sin dormir y llorando a todas horas. Mi madre no lo recuerda con nostalgia precisamente. Años más tarde yo pasaría lo mismo con mi segundo hijo, por lo que pienso que un bebé llorón y nervioso es más genética que otra cosa. Luego sin embargo fui una niña bastante buena y tranquila, aunque sigo siendo nerviosa de adulta y sí, soy nocturna totalmente, como tú. Creo que eso son ciclos vitales con los que ya naces.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Qué bonita historia Anusca.
    En mi caso, era la primera hija de mi madre, así que el parto fue como suele ser la primera vez, lento. Tardé lo mío en nacer, pero todo fue bien. Mi padre todos los años recuerda mi nacimiento el día de mi cumpleaños y siempre insiste en que era preciosa y muy rosada, y que me quedé mirándole como diciendo: vaya, este es mi padre. To-dos los años, nos toca oír la historia en mi cumple, y me encanta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado la historia. Otra cosa hubiese sido si habría habido móviles para avisar a tu padre, pobre... Y me ha parecido curioso que tu bautizo fuese entre tus dos santos.
    La verdad que poco me han contado de mi nacimiento. Al parecer me adelanté una o dos semanas y fue tan rápido que ni epidural pudo pedir. Pero no recuerdo ni la hora en la que nací. Madre mía, que desastre. He de hablar con mi madre y ya te lo cuento jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sí recuerdo es que nací un sábado (recuerdo que me han contado) justo el día que mi madre no quería para no tener que molestar y dejar a mi hermano con alguien.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO