BENDITAS IMPERFECCIONES

No sé a vosotros, pero a mí la perfección excesiva me cansa. Me explico, me gustan las cosas bien hechas, suelo ser bastante perfeccionista, de hecho, para mi trabajo, mis cosas de casa...pero me gusta que no todo sea tan "chapeau"
Me gusta la gente que sabe reconocer sus defectos; me gustan mis propios defectos, che, si no no sería yo. Y tengo unos cuantos eh. Así que hoy, os hablo de ellos, no todo iba a ser bueno.
Soy habladora, pero mucho, mucho mucho, soy lo que podríamos denominar tranquilamente una cotorra. Hablo tanto que a veces me quedo afónica. A priori alguien dirá, "no es tan defecto eso" Ostras que no. Hasta me aburro yo de mí misma a veces, definitivamente sí es un defecto.
Tengo un pronto un poco...vamos que a veces soy de mecha corta. Suelo tener paciencia, pero si me pillas en un día malo te puedo soltar una fresca de esas que se me vienen de golpe y sin filtrar y te puedo dejar...un poco seco. Reconozco que con los años me he ido tranquilizando, hace unos años invité a una familiar a salir de casa de mis padres o "la tiraba por el balcón", palabras textuales mías. También es cierto que la interfecta vino a soltarle improperios a mi madre, y eso no se lo aguanto yo a nadie, por muy mujer de un tío mío que sea. Ahora me voy tranquilizando, ya invito a la gente a salir de casa por la puerta ;-)
En ocasiones soy radical, si algo no me gusta, no me gusta y se me nota, no sé fingir muy bien, otro defecto que me gustaría cambiar. No es que quiera ir de falsa yo ahora, pero quizá pelín más diplomática, y no me sale. Luego es que suelo tener buen radar, si alguien me entra por el ojo es buena gente. Y como no me entre, mejor no conocerle, suele salir rana. Os lo pueden confirmar, soy muy intuitiva con la gente a primera vista, a veces me la cuelan, pero es raro.
Soy sensible, seguro que aquí muchos decís, eso sí que no es un defecto, pues sí que lo es, porque yo no soy sensible, soy extremadamente sensible, vamos soy peor que un anuncio de compresas hecho con una canción de cuna sonando de fondo. Soy la sensibilidad personificada y todo me puede hacer daño, aunque tú creas que vas de gracioso y tal, pues yo me reiré, pero seguro que por la noche no duermo porque me has tocado la fibra. Todo me lo llevo a lo personal, y es muy fácil hacerme daño. Quizá por eso no filtro y cuando alguien no me gusta lo tacho de mi lista, posiblemente sea mi forma de protegerme (lo sé, ya estoy sacando a la mini psicóloga que llevo dentro).
Soy un poco gilipollas también, me vuelvo a explicar, de buena he llegado a ser tonta, muy tonta. De esas que aunque tengan cerca a alguien que sospecho que no me desea lo mejor, vete tú a saber porqué, la sigo aguantando. Aunque os informo que este 2016, ha sido uno de mis propósitos, sacar de mi vida a la gente que por lo que sea no me da buen karma, así como a  los que de sobra sé que no han estado nunca para lo bueno, y en el fondo se han alegrado de lo malo. Se acabó de ser tan pava. He borrado a unos cuantos de un plumazo, y no sabéis lo bien que sienta. Os lo recomiendo a todos, si aún no lo habéis hecho.
Y bueno con estos creo que ya os hacéis una idea ¿no? ¿Qué os pensabais, que era perfecta? Pues va a ser que no. Como veréis soy un dechado de defectos, benditos defectos que nos convierten en personas.
¿Sabéis reconocer los vuestros?

Comentarios

  1. a mí me gusta reírme de mí mismo: de mis despistes, mis torpezas, mi inmadurez para ciertas cosas...
    lo de hablar mucho para mí no es problema, porque me gusta más escuchar que hablar. si quedo para tomar un café con una amiga que también sea tímida y tengo que estar continuamente inventando algo para llenar los silencios, pues imagínate. ;)
    yo también soy impulsivo si me pinchan. en la red, mi peor versión la di un día que insultaron a una amiga mía que es discapacitada, en un debate un poco acalorado sobre esos temas, en el que yo hasta ese momento no había intervenido.
    y también soy hipersensible, y tengo días en los que cualquier cosa me pone triste. por eso me gusta poner cosas alegres y desenfadadas, con un humor absurdo que no hiera a nadie.
    tú sigue siendo como eres, la perfección no es auténtica. besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me río bastante de mí. Si me pego un tortazo y no me hago daño, soy incapaz de levantarme de la risa y la flojera que me entra.
      A mí también me encanta escuchar, ahora de hecho en las prácticas de psicología disfruto de mi trabajo, que en gran parte, es escuchar.
      Viva las imperfecciones ;-)
      Besazos guapísimo

      Eliminar
  2. Bah, yo soy el desastre de los desastres. Y hay cosas que me gustaría cambiar, claro. Y otras que he aceptado que son así y mira, casi me gustan y todo. No me gusta la gente que no acepta sus defectos, que no ve sus errores, que sólo se echa flores. Así que ole por ti y por tus defectos :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo mejor es aceptarse. A ver yo tengo claro que en 38 no he cambiado...lo tengo difícil ya. También es cierto que en muchos aspectos he madurado bastante, cosa que me hace sentir orgullosa. Pero en esencia, sigo siendo yo, con lo bueno y lo malo. Ole por ti guapa, eres una caña y me parto con tu blog
      Besos

      Eliminar
  3. Vivan las imperfecciones!!!!!!!!! A mi la gente perfecta lo siento pero no me gusta xD. Yo tengo muchísimas imperfecciones pero sin ellas no sería yo. Yo también soy un poco cotorra y según palabras de mi padre: Tu de buena eres tonta hija mía. Yo entre 2014 y 2015 saqué a gente de mi vida que no quería. Algunos tenían relación conmigo por interés, otros eran tóxicos.. y no sabes lo bien que se vive así!!! Estoy pensando en hacer otra ronda de limpieza y todo... luego dirán que soy borde pero me da igual!

    Un besazo reina!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo malo, cuando decides hacer limpieza y eliminar de tu vida a gente que no te aporta nada, o nada bueno, entonces eres borde, eres esto y lo otro...me da igual, yo este año lo he comenzado así, haciendo limpia y no veas que a gusto me he quedado. Ya algunas personas, me pesaban.
      Besos linda!!!

      Eliminar
  4. Yo es que veo que en este mundo todo es relativo.
    Ser sensible puede ser bueno o malo, como no serlo.
    Tener pronto lo mismo.
    Depende de las circunstancias, de la intensidad y de la persona que lo juzgue.
    Por otro lado, yo siempre me pregunto ¿qué es ser perfecto? ¿Ser alto y delgado? ¿Pero cómo de alto y de delgado? Porque si te pasas ya no. ¿Dónde está el límite? ¿Acaso ser guapo? ¿Qué hay que tener para ser guapo? Y así con un montón de cuestiones similares.
    Todos somos perfectos y todos somos imperfectos. Y así el mundo es más divertido.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, además si todos fuéramos iguales, que coñazo no?
      Desde luego todo es relativo. Y depende de los ojos que te miren o la persona que te trate o te escuche, serás más o menos de todo.
      Mil besos guapa

      Eliminar
  5. Pues aunque yo no los llamaría defectos, vivan las imperfecciones!!
    Yo soy calladita y de escuchar, así que no nos peleariamos por eso.
    El resto coincidimos.
    Además, de que soy extremadamente tímida y vergonzosa y me crea problemas para relacionarme e incluso puedo parecer seca o borde.
    Sip, soy de las que engaño en primera impresión ;)
    Ser sensible en este mundo de mierda, a pesar de los palos que nos llevamos y las lágrimas que nos acarrea, me parece la mejor de las virtudes.
    Muaks!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que también me encanta escuchar, sobre todo a mis amigos ;-) Y me gusta que me cuenten las cosas, y tratar de ayudar en lo que pueda. Parte de eso, es mi futuro trabajo, espero.
      Yo, tímida no es que sea, pero sí muy mía. Si soy abierta pero tengo que estar a gusto para serlo, si en el lugar que esté no me dan confianza, me cierro como un mejillón. Aunque mucha vergüenza no tengo no, siempre digo que me la dejé olvidada en el útero de mi madre. No me da miedo hablar en público, por ejemplo, o actuar, cantar, bailar, lo que haga falta jeje.
      Y ser sensible, a ver, está bien, pero yo reconozco que me gustaría ser un poco más dura, me llevo muchos disgustos por ser tan blandita.
      Besazos mi niña y abrazo apretao

      Eliminar
  6. Claro que sí. Todos tenemos defectos y eso es lo que nos hace únicos. Yo también me paso de sensible. Y soy extremadamente caprichosa y algo pagada de mí misma. Y muy perfeccionista. Y ya paro porque me voy a deprimir. Jajajaja.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien, más vale ser pagado de sí mismo, que ser bajo de autoestima, aunque tampoco te pases ;-) jajaja
      Y no te deprimas!!! Que asco si fuéramos perfectos, no crees? Tenemos que tener de todo un poco, bueno y malo, el ying y el yang. Y tú vales mucho así que...depresiones las justas
      Besotes bombón

      Eliminar
  7. Que si tengo defectos?? Prepárate que voy: soy cabezota, impulsiva, gritona, mandona, hiper sensible, muy perfeccionista, y mundialmente llorona :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo de mundialmente llorona nos podemos dar la mano. No te cuento cuando andaba por ahí hiperhormonada con los tratamientos de in vitro...mejor no te lo cuento no.
      Además de todo eso que has dicho, eres un auténtico encanto, así que...lo demás ni se ve ;-)
      Millones de besos

      Eliminar
  8. Hola!!!!! Estoy llenita de imperfecciones. Para empezar no estoy equilibrada en muchos ámbitos, por un lado tengo muy buena memoria para recordar cosas, pelis, anécdotas, conversaciones de hace mil años, me sé los teléfonos de todo el mundo, pero por otro nunca recuerdo donde pongo las cosas y no sabes que lío es ese, ni soy capaz de recordar pins y contraseñas, he bloqueado móviles, me han tragado tarjetas los cajeros y tengo varios correos electrónicos en el limbo porque no ssoy capaz de recordar la contraseña. También soy muy ordenada para unas cosas y desastrosa para otras, y lo desastroso se nota siempre más. Y soy impulsiva, cabezota y me da la risa en los peores momentos.
    Yo también llevo tiempo limpiando mi vida de personas tóxicas.
    Y lo de ser sensible...ayyyyy. No sabes lo que sufro con mi hija, se pasó las navidades llorando porque con el voluntariado estuvo cuidando niños que están en riesgo de exclusión social y verlos con tan poquitas cosas, todas usadas en Navidad... y con los de atención hospitalaria ni te digo, menos mal que allí delante de ellos lo hace genial y llora en casa. Y llora viendo el telediario, si le cuentan algo triste, y es de las que no duerme, como has descrito tú. Pero aunque a mí me hace sufrir eso esa sensibilidad tiene mucho encanto. Un beso y me ha encantado el post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que risa con lo de las tarjetas y los pins jajajaja. Eso nos ha pasado a todos alguna vez mujer, no te flageles. Yo tengo una memoria muy muy buena, incluso algo de memoria fotográfica, y alguna vez me ha pasado una mala jugada también algún pin ;-)
      Lo de ser sensible, si tu hija es igual, pues que te voy a decir que no sepas. Llorar con las noticias, día sí y día también, tanto que ya intento no verlas. Ver un animal o una persona pidiendo y tener que contenerme para no traerla a mi casa. Si me cuentan algo triste, tengo que hacer de tripas corazón o me hincho de llorar. Cuando empecé en la consulta del psicólogo con el que hago las prácticas, era mi mayor miedo. Le dije, me da miedo romperme cuando alguien me cuente algo duro, y él me dijo, cuando te pongas la bata blanca, te transformas, tienes que dejar de ser Ana y pasar a ser la profesional que va a ayudarles. Y no lo llevo mal, aunque reconozco que a veces he llegado a casa muy cargada emocionalmente. Pero me vale ver que les ayudo.
      Así que, cuida de esa hija tan estupenda que tienes. Si con esa sensibilidad hace de voluntaria donde lo hace...es un mérito doble.
      Mil besos linda

      Eliminar
  9. Todos somos perfectos para alguien jeje esto depende mucho de prismas!!!

    Yo lo que soy es perfeccionista y cuando algo no sale como quiero, me cabreo, disgusto o las dos cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Idem de idem! En mi trabajo o cuando hago cualquier cosa, ahí sí busco la perfección. Soy mi peor crítica sin duda, aunque me digan todos que está genial, como yo no termine de verlo... Sí puede ser un defecto, pero bueno, el los trabajos he solido gustar por eso, así que linda, tranquila, no es un defecto tan malo ;-)
      Besazos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

PIJOS, INSOMNIO Y UN CHIHUAHUA

DE LOS 38 A LOS 39

30 DE JUNIO DE 2001 SÍ QUIERO