Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2015

MI PRIMERA CHARLA SOBRE SEXO

La primera charla "formal" que recibí en mi vida sobre sexo me la dio una monja. Sí, sé que puede sonar raro, pero así fue. Ya he comentado en otras ocasiones que, desde los 8 años hasta los 17 fui a un cole de monjas. No voy a entrar en valorar si un colegio religioso es mejor o peor para un niño. Muchos sabéis que yo, como diría mi marido (y de hecho se lo soltó en la cara al cura que nos preparaba los papeles para casarnos) creo en Dios, pero no en la iglesia. Al menos, no en una iglesia que tiene millones invertidos en templos llenos de oro en las paredes y feligreses muertos de hambre en la calle. Por lo tanto para mí, los curas, las monjas y demás, son personas normales y como tal, los hay buena gente y mala gente, y de hecho, he conocido a más de los chungos que de los buenos. Tampoco voy a entrar a explicar porqué si no creo que en la iglesia, estoy bautizada, confirmada, casada etc., si alguien tiene curiosidad (imagino que no porque eso sería de cotillas profundos)…

SIN MIEDO A LOS CAMBIOS

Hay una cita, frase o como la queráis llamar que dice : el cambio es lo único constante en la vida. También tenemos ahí la teoría de Darwin, que dejaba claro que el ser humano que mejor sobrevive es el que mejor se adapta al cambio, por encima del más fuerte o el más inteligente. Así pues, renovarse o morir. Y eso es lo que le he hecho a mi blog, renovarlo. Al menos en cuanto a diseño. En cuestión de contenidos, seguirá siendo el mismo, porque para eso lo cree, para poder contar lo que me apeteciera y hablar de lo que estimara oportuno en cada momento. Y por supuesto el título tampoco cambia ni cambiará.
Este año he hecho algunos cambios en mi vida. He variado mi alimentación y también mis hábitos en cuanto a ejercicio se refiere, lo cual inevitablemente, me está llevando a cambiar mi físico a mejor.
He recuperado amistades, que por el paso de los años, había dejado atrás. Amistades que merece la pena conservar porque son de las verdaderas, de las que te quieren a pesar de todo y de t…

AL FINAL LA TONTA NO LO ERA TANTO

Cuando tenía 13 o 14 años y la EGB tocaba a su fin para mí, llegó el momento de decidir por donde seguía. ¿Qué estudiaba después? BUP, o FP...
Decir que yo lo tenía clarísimo y que tengo vocación desde pequeña sería mentir. En aquel momento no tenía ni idea de qué carrera escoger. Lo que sí sabía que quería estudiar BUP y hacer una carrera. ¿Cuál? Ya lo decidiría cuando llegara el momento. Pero entonces, llegaron los test de inteligencia que nos hicieran en su día en octavo y las conclusiones fáciles.
Estos test, se basaban en doscientas mil preguntas de lógica hechas con límite de tiempo y a unas niñas agotadas de todo el año sin parar de estudiar, en un sólo día y a toda castaña, "venga venga que hoy hay que tenerlo todo claro". Con esos test, y nada más, ni una triste entrevista ni nada que se le parezca, se decidía que niña debía estudiar BUP y que niña estaría mejor en FP y daría menos quebraderos de cabeza a sus padres con algún posible suspenso. A algunas de mis amiga…

ZAPATILLAS VOLADORAS, DIGESTIONES DE DOS HORAS Y LA BOLA DE CRISTAL

Os acordáis cuando eráis pequeños y vuestra madre o padre os amenazaba con "la zapatilla"...Qué habrá sido de aquella zapatilla. Oye era mano de santo eh. Estuvieras haciendo lo que estuvieras haciendo, era como la frase mágica. Ahí estabas tú, con tu hermano o tú sóla haciendo alguna de las tuyas, en mi caso me colgaba de todas las puertas de los electrodomésticos (la puerta de la lavadora que estuvo años descolgada por mi noble causa, es un ejemplo) y de repente, a lo lejos, por el pasillo, se escuchaba: "como vaya yo con la zapatilla verás" tú no sabías lo que ibas a ver, pero preferías optar por no verlo, directamente dejabas de hacer lo que estuvieras haciendo. La zapatilla era un arma en toda regla. Además como te la llegaran a tirar te daba, no importa lo lejos que tu estuvieras o la mala puntería de tus progenitores, como te tirara la zapatilla acertaba de pleno. Y ya no era el daño, porque solían ser zapatillas de andar por casa de estas de cuadros (no dis…