Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

INVASIÓN, YA ESTÁ, INVASIÓN

El título es algo, que sólo entenderá mi hermano, y mi marido porque conoce la anécdota ;)
Hoy vengo a hablaros de (venga redoble) trrrrrrrrrrrr chan: LOS BOCACHANCLA! También conocidos, por: tienes la boca más grande que un buzón de correos, no te sabes callar nada, y, para que hablas si sólo vas a decir sandeces.
¿No os ha pasado nunca, comunicar una noticia o contar algo, y que a tu alrededor se encuentre un bocachancla? Lo reconocerás enseguida, porque te mirará mientras hablas, y nada más calles, atacará. Y lo hará con algún dato que sólo él conoce y que debería callar, pero te lo dice, por aquello de mantenerte informado. Ejemplo: hace poco, en una comida más o menos familiar (había un par que no eran familiares míos ni de mi amore) dimos la noticia de que íbamos a adoptar. Y allí, había una bocachancla. ¿Y que nos dijo?: "uy, mira, no te lo iba a decir pero te lo digo, cuidado porque los niños siempre te los dan enfermos, y todo son problemas". No contenta con este da…

DEL FELIZ 2015, DE LA MAGIA Y DE ALGUNAS OTRAS COSAS

Creo que ya iba siendo hora, a día 13 de enero, de desearos un feliz año. Entre las navidades, los estudios y una gripe que me ha tenido hecha polvo, he tenido el blog un poco abandonado, i'm so sorry.
Estamos de vuelta, y aunque ahora me toque hincar codos, que ya sabéis que a finales de mes comienzan los exámenes, he sacado este rato para contaros cositas.
No sé como habréis despedido al 2014 vosotros, yo igual que al 2013, sin pena ni gloria. Y es que, el 2014, no será recordado en mi vida como el año de nada. Ni para bien, ni para mal, un año más.
Anoche dándole vueltas a todo esto, me di cuenta de que estoy en un bucle, ni palante ni patrás, no salgo de él. Sólo doy vueltas y vueltas. Sigo sin un trabajo decente, vagando de puesto de trabajo chungo en puesto de trabajo peor. Sigo sin poder ser madre. Y sigo sin sentirme realizada en casi ningún aspecto.
No sé, yo pensaba, cuando era más joven, que a estas alturas de mi vida, a mis 37 años y medio, me sentiría satisfecha y ple…