Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

VER EL VASO MEDIO LLENO

Hay dos maneras de tomarse la vida: a sorbitos, poco a poco y saboreando cada trago o toda de golpe y sin respirar. Y también hay dos formas de vivirla: viendo siempre el vaso medio lleno o verlo medio vacío y desesperarte. Yo, por mi parte, soy de las que prefiere ir tomando poco a poco sorbitos de la vida, sin atragantarme y ver el lado positivo de las cosas.
Por ejemplo, no tengo trabajo, eso es así. Yo podría desesperarme todos los días mirando los anuncios que salen, que son de risa y viendo que no me llaman de ningún sitio, casi ni para entrevistas y que no termina de salirme nada. O, como estoy haciendo, aprovecharme de esta situación de tiempo libre para estudiar la carrera que siempre quise hacer.
Está claro que hay situaciones muy duras en las que uno no termina de ver la salida clara y ahí es más difícil ver las cosas desde un punto de vista positivo. Aún así, si buscas, seguro que algo, aunque sea ligeramente positivo, encuentras.  Y si no es así, es porque debes hacer alg…

COMO HEMOS CAMBIADO

Hoy, víspera del día de reyes, me he puesto melancólica. Me ha dado por recordar mis días de reyes de cuando era niña. Recuerdo muy bien, la emoción de ir a la cabalgata, que me llevaban mis padres casi todos los años. Me llenaba los bolsillos de los caramelos que recogía, que eran muchos, más de los que luego podía comer. Disfrutaba de cada carroza, de cada personaje que desfilaba, de los olores de las calles, a castañas asadas, a perfumerías abarrotadas de gente... Me encantaba ir al centro con mis padres esa tarde.
Y luego llegaba a casa y cada año quería acostarme antes, para que pasara la noche lo más rápido posible y que llegara el día tan esperado. Y por la noche no podía apenas dormir, soñaba sin parar y todo de los nervios que llevaba. Al día siguiente nos despertaba mi padre, bastante pronto y uff es recordar ese momento y aún lo siento como si fuera ayer. Con los ojos aún pegados, salíamos al comedor a ver que había debajo del árbol. Y solía haber bastantes paquetes. Siempr…

VAMOS A ESCRIBIR UN NUEVO LIBRO

Se acabó, por fin, parecía que no llegaba nunca, pero el 2012 llegó a su final. No vamos a hablar más de lo nefasto que ha sido, por lo menos para mi familia. Ha habido grandes e irreparables pérdidas que nos han dejado cicatrices del tamaño del cañón del Colorado, por lo menos. Y de finanzas mejor ni hablamos. Ha habido ilusiones que nos han tumbado de un plumazo, con un solo papel. Pero eso ya está y se acabó.
Ahora es el momento de ser valiente, salir a la calle a gritar "este soy yo y aquí sigo" a pesar de los inconvenientes y  putadas varias con las que el pasado año nos ha obsequiado, aquí estoy.
Ya no hablemos más del año pasado y vamos a empezar a hablar de este que hace dos días nos acompaña.
El 2013 viene cargado de miedos, esperanzas y dudas. A mucha gente le da miedo por aquello de la triscaidecafobia (temor irracional al número 13). A otros muchos les da miedo por las noticias que no dejan de repetirnos que aún este será peor que el que se ha ido y que la crisis…